C/ de la Estación, 1B, 31390 Olite, Navarra

Llámanos

948 71 20 30

Horario

Lun-Mie: 9:00h - 13:00h | 16:00h - 20:00h
Mar-Jue: 9:00h - 17:00h
Vie: 9:00h - 14:00h

ATM, Bruxismo

Bruxismo - ATM

Se considera que hasta un 50% de la población sufre un trastorno en algún grado y aproximadamente un 7% de la población sufre dolor facial y mandibular.

También se sabe que es una patología que afecta más frecuentemente a mujeres de entre 20 y 50 años y que tiene un origen multifactorial donde el estrés psicoemocional, las parafunciones orales (como el rechinamiento de dientes) y la susceptibilidad genética podrían tener un papel importante.

En algunos casos, los traumatismos sobre la mandíbula o la propia articulación se relacionan con el desarrollo de este trastorno. Sin embargo, para muchas personas, los síntomas parecen iniciarse sin una razón obvia.

¿Qué son los trastornos de la articulación temporomandibular?

Los trastornos de la articulación temporomandibular son los que afectan a las
articulaciones temporomandibulares y a los músculos y estructuras que las rodean.
Las articulaciones temporomandibulares son las que unen los huesos temporales del cráneo con la mandíbula. Estas articulaciones, junto con los músculos y ligamentos que las sostienen, son las que se encargan de los movimientos mandibulares que permiten funciones tan importantes como el habla, la masticación y la deglución

trastorno-articulacion-temporomandibular

¿Cuáles son los síntomas?

¿Cómo podemos prevenirlo?

Deberíamos evitar situaciones de estrés psicoemocional mantenidas en el tiempo y evitar sustancias excitantes como el café, el té, el chocolate o el tabaco son medidas que pueden disminuir la incidencia de esta patología, así como evitar para funciones como morderse las uñas o masticar chicle.

Las malas posturas pueden sobrecargar la espalda y el cuello y aumentar la tensión de los músculos de la articulación temporomandibular.

Cuando éstos aparecen junto con otros síntomas como el dolor o la incapacidad
funcional pueden precisar tratamiento que siempre debe incluir medidas de autocuidado encaminadas a reducir la tensión del sistema masticatorio.

Es muy importante seguir desde el principio una serie de consejos:

¿Que es el BRUXISMO?

El bruxismo es un trastorno muy frecuente que tiene múltiples causas y formas de manifestarse, pero  básicamente se presenta como un desgaste generalizado que no va siempre asociado con un dolor en la zona de la articulación, en algunas ocasiones viene acompañada de ruidos “chasquidos” articulares durante la apertura o cierre bucal.

bruxismo-que-es

Causas

Las causas que con mayor frecuencia favorecen la aparición de esta enfermedad son: un excesivo apretamiento o rechinamiento de los dientes, la ausencia de piezas dentarias, apiñamiento y malposiciones dentarias así como deformidades mandibulares que producen un mal engranaje de los dientes que se manifiesta posteriormente en la articulación.

Tipos de bruxismo

Tratamiento

La elaboración de un plan de tratamiento atm de un paciente con el síndrome de la articulación temporomandibular debe basarse en un exhaustivo estudio del estado mandibular, craneal, cervical, y de salud general del paciente. Así mismo es necesario en algunas ocasiones la realización de pruebas y estudios complementarios como análisis de sangre, radiografías, resonancia magnética, etc…

El tratamiento deberá ser personalizado y adaptado en función del grado que presente el paciente, síntomas y zonas afectadas.

Preguntas frecuentes

Infiltraciones
Las infiltraciones (en la ATM o en el zona cráneo-cervical) pueden ser muy útiles en el tratamiento de pacientes con síndrome de disfunción de la articulación temporomandibular y/o con dolor orofacial.

El ejercicio físico en forma de natación, pilates o yoga es conveniente por fortalecer la musculatura postural y ayudar a corregir malos hábitos en la postura de la espalda y el cuello y así reducir la tensión en los músculos de la mandíbula.

La fisioterapia del sistema masticatorio está recomendada por sus buenos resultados en esta patología y por ser poco invasiva.

El tratamiento farmacológico con analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares y en ocasiones, con antidepresivos, puede ser necesario y se utiliza ampliamente.

Normalmente no es necesario el uso de la cirugía en el tratamiento ATM siempre que esta patología se diagnostique y trate adecuadamente y a tiempo. La cirugía de la ATM solo debe considerarse en aquellos casos en los que el tratamiento conservador (férulas de descarga, fisioterapia, infiltraciones,…), realizado por profesionales expertos en esta disciplina, no ha obtenido resultados satisfactorios.

Nuestro centro dispone de un equipo de profesionales de reconocido prestigio nacional e internacional para que, en caso de ser necesario, realizar las técnicas quirúrgicas y de fisioterapia postoperatoria más avanzadas en el tratamiento del síndrome de disfunción de la articulación temporomandibular

ue_next_generation
logo_ministerio_industria
plan_de_recuperacion